miércoles, 25 de mayo de 2011

Ensayo: Émile Durkheim y Marx.


 Me pareció muy curioso que  Marx   critique  la  institución  de la iglesia,  esto me hacía pensar que sea ido  deformando la verdadera intención de algunas prácticas,   que  en su tiempo eran básicas para el culto  religioso. Cuando Émile Durkheim habla sobre lo sacro y lo profano,   me hacía reflexionar  acerca de como la iglesia (institución) se ha dado la autoridad de decidir lo que es sacro y lo que es  profano; podríamos decir  que tal vez  si la tenga. Pero  como el   pecado, de robar es ambiguo, es decir es más pecado cuando  se le roba el Señor cura, que al tendero o   al que camina por la calle.  Esto lo iluminó con la postura de Marx, cuando dice que las instituciones sólo  enajenan al hombre.

Esto me llevaba a pensar cómo  un acto de  religiosidad popular, que con el tiempo se  toma por sacro,   y termina por ser una forma de convocación de masas,   hablamos de  miles en unas cuantas horas.
 O el hecho  que esté por encima del bien de  la persona, las prácticas o normas  de la instituían.  Aquí hago referencia a las instituciones que no permiten,  donación de sangre, aun cuando la vida de la persona esté en  peligro, ya  que  está penado  por la normas  de las mismas y   justificándolo en la  Biblia. Génesis 9:3, 4. Haciendo es de ésta un mala interpretación.
¿Acaso una  simple norma está por encima de la vida humana? ¿La ley se  hizo para el  hombre o el hombre para ley? ¿Es más sacra la ley   que la vida humana?  Pienso que   un dialogo entre Émile Durkheim y Marx. Iluminan  muy bien  este  tipo  de problemáticas. Cuanto  por sacralizar una ley  o un acto, de deja de lado la dignidad  e  incluso la vida.
 Conclusión.
Tengo que decir que,  la  visión que  tengo de  Marx, contra las instituciones ha cambiado para bien, esto sólo después de iluminar   esta postura de Marx  por Émile Durkheim y viceversa. La  ley y las normas  pienso que  nunca pueden estar  sobre la dignidad humana y menos volverse,  una máxima.   



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada